Salud

¿La pastilla anticonceptiva puede fallar?

problemas de las pastillas anticonceptivas

La pastilla anticonceptiva es uno de los métodos orales de prevención de embarazos más extendidos y utilizados, con un porcentaje de efectividad cercano al 99%. No obstante, como método oral cabe destacar que no tiene la capacidad de prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como sí sucede con los preservativos.

Por esta razón, las pastillas anticonceptivas están recomendadas para la prevención de embarazos no deseados en parejas estables y no como método en periodos de relaciones esporádicas. Las prácticas sexuales conllevan muchos factores de riesgo a tener en cuenta más allá del embarazo.

Por otra parte, como método de contracepción, durante el uso de las pastillas anticonceptivas existe una serie de condicionantes que, de darse, pueden afectar y disminuir su eficacia.

¿Por qué fallan las píldoras anticonceptivas?

En la mayoría de los casos las pastillas anticonceptivas fallan por nuestra propia culpa. Con una efectividad entre el 95 y el 99% es muy difícil que se dé un embarazo no deseado si se hace un uso correcto, tal como se indica en el prospecto. Sin embargo, en el mismo prospecto se detallan una serie de factores que podrían afectar a la eficacia de las pastillas. Son los siguientes:

Variaciones en el momento de tomarla

La toma de pastillas anticonceptivas se basa en la ingesta de hormonas (normalmente de estrógenos y progestina) que son las encargadas de regular que el embarazo no sea posible. Por ello, debemos mantener un orden en la toma de las pastillas. Si el momento en que hemos decidido tomarlas es las 22 horas, debemos procurar todos los días tomarla a la misma hora o al menos en momentos cercanos con un margen más bien reducido (21-23h por ejemplo). Así, garantizaremos la eficacia del proceso ya que no se crearán desajustes hormonales que podrían dar lugar a un embarazo.

Olvidarnos de tomar la pastilla

Este es un fallo muy común que puede tener graves consecuencias. Muchas mujeres, frente al olvido de una pastilla, suelen tomar dos al día siguiente creyendo que así volverán a estar bajo protección. Pero no es así. Durante las primeras 12 horas seguimos estando protegidas y podemos retomar la pastilla sin mayor complicación aunque la eficacia disminuirá levemente. Sin embargo, una vez roto el ciclo se recomienda utilizar preservativos como método complementario durante al menos los 7 días posteriores. Y también, en caso de que hayan pasado más de 12 horas y se haya tenido una vida sexual activa, debe considerarse la toma de la píldora del día de después como opción ya que las posibilidades de contraer un embarazo son bastante altas.

No finalizar el ciclo

Cuando iniciamos un ciclo es importante saber que debemos ir con él hasta el final. Los ciclos están diseñados para cumplir sus funciones dentro de los tiempos para los que están programados. Por este motivo, suspender la ingesta de pastillas sin finalizarlo puede provocar que, por el desajuste hormonal, incluso se incremente el riesgo de embarazo.

Interacciones con otros medicamentos

Algunos de los medicamentos más comunes que pueden afectar a la efectividad de la píldora son los que conocemos como antibióticos. Estos actúan contra las infecciones bacterianas y afectan a las defensas del cuerpo. Así, debido a que pueden afectar y disminuir la efectividad de las pastillas se recomienda que en caso de estar bajo su efecto se utilice el preservativo como método complementario para evitar riesgos.

Alteraciones en el estómago

La diarrea o los vómitos pueden afectar a la absorción de los componentes de las pastillas anticonceptivas. En caso de que tras su toma no consiguiéramos digerirla en su totalidad debido a que por uno u otro motivo la expulsásemos antes, nuestro organismo no podría absorber todas las propiedades y por lo tanto las pastillas perderían eficacia. Así, se recomienda como en los apartados anteriores el uso del preservativo mientras duren los problemas de estómago.

Los preservativos: el mejor complemento

Pese a la alta efectividad de las pastillas anticonceptivas, sobre todo si se hace un uso correcto de ellas, para asegurarnos de no contraer un embarazo la mejor opción es optar por un método anticonceptivo complementario. Y en este sentido, los preservativos son la mejor opción. Así, en caso de fallar las pastillas tendremos un método de barrera protegiéndonos, del mismo modo que en caso de romperse el preservativo tendremos las pastillas detrás

No existen métodos con un 100% de efectividad

Como habrás observado la pastilla anticonceptiva podría fallar, del mismo modo que podrían fallar el resto de anticonceptivos hormonales, com el DIU, los parches, etc, y los de barrera, como el preservativo. Y, en la mayoría de los casos, es por no hacer caso a las instrucciones.

Así, el 95-99% de efectividad de las pastillas solo se cumple en caso de que, tras atender a las indicaciones del prospecto, hagamos un buen uso de ellas. De lo contrario, su eficacia disminuye paulatinamente dando lugar a un posible embarazo.

No obstante, hay dos métodos que cumplen con una efectividad casi del 100%: la vasectomía y la ligadura de trompas. Ambas son métodos que inducen a la esterilidad del paciente, evitando así la fecundación. Con estas, mantener relaciones sexuales sigue siendo posible, pero sin la posibilidad de contraer un embarazo. Aun así, algo que no saben muchos es que son reversibles. Muchas personas, que se sometieron en su día a este tipo de cirugía, no son consciente de que hoy en día pueden revertir la situación para tener hijos.

De esta forma, estos métodos no tratan de jugar con los órganos reproductores, sino de facilitar elecciones de vida y permitir cambios de opinión.

Añadir comentarios

Haz click para añadir un nuevo comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *