Salud

¿Deberías tener hijos?

no quiero tener hijos

Cuando empezamos a rozar cierta edad una de las frases que más escuchamos es la de “se te va a pasar el arroz». Todavía hay muchas personas que creen que las mujeres, llegadas a cierta edad, debemos comenzar a plantearnos el ser madres como si el único motivo de nuestra existencia fuera ese. Afortunadamente, poco a poco las cosas van cambiando. Antes el decidir no ser madre podía suponer cierto sentimiento de culpa por la presión que la sociedad pone encima de nosotras en estos temas. Pero, por fin los tiempos están cambiando.

Hoy en día las mujeres tenemos más claro que nunca que somos solo nosotras las que debemos tomar las riendas de nuestra propia vida y el decidir ser madres o no serlo es una de estas decisiones. Mientras que para algunas mujeres su realización personal pasa por tener hijos, para otras muchas sentirse realizadas depende de otros factores como el éxito laboral, conocer mundo, etc.

Por lo tanto, a la hora de buscar la felicidad, cada mujer debe elegir sus prioridades para conseguirlo. Incluso decidir no ser madre no quiere decir que no nos gusten los niños. Las hay que los adoramos y nos encantaría ser las tías consentidoras de todos los bebés del mundo y las hay que los preferimos ver pero un poquito de lejos. Sea como fuere, tener hijos implica muchas responsabilidades que no todas estamos dispuestas o preparadas para asumir y no por ello debemos sentirnos culpables. Puede que estés en ese difícil dilema de si tenerlos o no, o puede que por haber decidido no tenerlos te enfrentes a muchas cuestiones que tu entorno te hace sin ningún reparo. Eso sí, mientras más segura estés de tus argumentos menos culpable te sentirás ante sus miradas inquisidoras.

Razones por las que renunciar a la maternidad

Casi infinita es la cantidad de preguntas que a la gente se le ocurre hacerte cuando empiezas a contarles que la maternidad no está hecha para ti. Si todavía te estás decidiendo y sabiendo que la sociedad te dará mil motivos para ser madre, vamos a darte otros tantos por los que no serlo. Y así, podrás balancear y decidir si la maternidad está hecha para ti. Tener hijos es una gran responsabilidad que no habría que tomarse a la ligera.

1. Nunca más tranquila: Desde luego que es uno de los factores principales. Primero que si pañales y llantos y luego que si mil juegos con los que entretenerlos. La tranquilidad en una casa desaparece en cuanto la pisa un niño. Habrá quienes digan que aportan vida, y claro que la aportan si tienen 20 veces más energía que tú. Pero mientras ellos la emplean en divertirse tú la empleas en ir tras sus pasos controlando y recogiendo todo lo que hacen.

2. Preocupación las 24 horas: Ser madre es vivir en un sentimiento constante de preocupación. Durante toda su vida, y sobre todo cuando son más pequeños, su salud va a ser lo más importante en tu día a día. Por ello, deberás estar preparada para enfrentarte a enfermedades, noches en vela con el termómetro en mano, etc.

3. La diversión de los pañales: Si vas a ser madre vas a tener que prescindir prácticamente de tu tiempo libre. Claro que siempre vas a poder contratar a una niñera o dejar a los niños en casa de algún familiar, pero las cosas ya no volverán a ser como antes y tu libertad para hacer o deshacer tampoco.

4. Adiós a la economía doméstica: Prepárate para comprar cantidades ingentes de pañales y ropa a un ritmo acelerado. Crecen a tal velocidad que la camiseta que le venía buena ayer no te va a servir para mañana.

5. Ser la tía enrollada mola: Los padres son un coñazo, no paran de reñirlos y castigarlos. Sin embargo, la tía enrollada a la que ven un par de veces a la semana y les hace algún que otro regalo les parece lo más. Puedes disfrutar de los niños sin tener la responsabilidad de que sean tuyos. Tus hermanas, cuñadas o amigas quizás sí quieran ser madres. Es tu oportunidad para disfrutar de los más peques sin ataduras.

Por último, queremos mencionar uno de los motivos que en los últimos años más se repiten. Con la entrada de la mujer al mundo laboral, y aunque poco a poco las leyes y las políticas de empresa van cambiando, lamentablemente para muchas mujeres tener hijos es un obstáculo para su trabajo. Mientras los anteriores puntos nos parecen cosas lógicas a tener en cuenta, la conciliación laboral es un tema con el que los empresarios deberían ponerse las pilas. Las que quieran dedicarse de pleno a su trabajo que lo hagan, pero las que quieran dedicarse de pleno a su trabajo y a sus hijos también. Sentirte realizada laboralmente no debería estar reñido con sentirte realizada como madre.

¿Quiénes son las NoMo?

Para que te hagas una idea de la presión que existe sobre la mujer a la hora de tener hijos, existe un grupo llamado las NoMo (No Mothers o No madres) que se dedican a defender el derecho de la mujer a la hora de renunciar a la maternindad y que incluso en Inglaterra cuentan con una plataforma denominada Gate Away Women. Cada vez son más las mujeres que priorizan otros aspectos de sus vidas por encima de los de crear una familia, y por ello, estas organizaciones velan por visibilizar y normalizar la capacidad de elección en cuanto a la maternidad de las mujeres.

Quizás la sociedad espera que tengas hijos. Quizás tu entorno esté preocupado porque estás llegando a determinada edad. Y quizás sientas toda esa presión sobre ti y por miedo a decepcionarles quieras dar el paso. Pero debes saber que siempre, siempre, puedes decir que no. Es solo tu elección. Tú eres quien debe decidir si estás preparada, si es lo que te va a hacer feliz y si vas a poder cuidar y querer a ese hijo como se merece. En caso contrario, es mejor para ti, e incluso para él, que decidas renunciar a la maternidad. Hay muchas formas de ser feliz, solo tienes que encontrar qué forma es la que a ti te hace sentir más realizada.

 

Añadir comentarios

Haz click para añadir un nuevo comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *